Mi batidora amasadora

Todo empezó con un cupcake, un pequeño bizcochito glaseado que tenia en su interior un delicioso relleno. Cuando probe uno de esos deliciosos y vistosos pastelitos se formo una explosion de fuegos artificiales en mi boca.

¡Como esa cosa tan pequeña podia albergar en su interior tantos sabores y texturas que combinaban a la perfección y te transportaba a otro lugar!

Además de ser tan bonito, con tantos colores decorándolo, esta bueno, me dije.

A partir de ahi algo empezó a maquinarse en mi cerebro, yo tenia que aprender ha hacer esos pequeños bizcochitos para que el resto del mundo, o más bien mi entorno, los conociese también y pudiera saborearlos.

No soy ninguna profesional, ni mucho menos, pero me gustaba cocinar, así que me puse manos a la obra:

Busqué información del tema en internet donde pude encontrar una gran cantidad de páginas web hablando de los cupcakes, de donde se había originado, como se horneaba…

La amasadora batidora

Empece a comprar todos los accesorios había que adquirir para prepararlos: cápsulas de papel de todos los colores y tamaños, una bandeja para meter los cupcakes en el horno, toppers, stands, wrappers y toda clase de palabra malsonante.

Y por supuesto adquirí una ingente cantidad de libros de recetas de cupcakes en casi todos los idiomas. ¡Hasta un atril para colocar los libros me compre!

¡Ya estaba lista para empezar a preparar cupcakes! O eso pensaba yo, pero al ponerme a elaborar mis primeros cupcakes, aunque no estaban malos, me di cuenta de que al batir la masa con unas varillas manuales, a parte de cansarme y dejarme el brazo y la mano en el intento, la textura del bizcocho no me quedaba igual que los profesionales.

Estaréis pensando en que como era los primeros cupcakes que hacia es normal, pero no, después de realizar unos cuantos, y con unos cuantos me refiero a unas 50 bandejas, no me sabían igual, fallaba algo.

Tras leer unos cuantos foros y opiniones de gente que sabe de esto caí en la cuenta de que el problema esta en el mezclado de la masa, no era suficiente la fuerza que aplicaba yo.

Había que utilizar algo más contundente, algo más profesional.

Y al ver que mi hobbie no era algo pasajero si no que iba a durar para largo, empece a contemplar la posibilidad de comprarme una amasadora.

¿Qué amasadora me compro?

Claro, no sabes cuantas amasadoras hay el mercado hasta que no te pones a buscarlas. Las posibilidades eran infinitas.

Pero, de repente, me pasó lo que llaman un flechazo, pero con una amasadora, la KitchenAid.

Con toda esa cantidad de colores y ese estilo retro que tan bien pegaría en mi cocina.

La amasadora que esta presente en todas las cocinas americanas, quizás podría estar también en la mía.

Ahora se presentaba un dilema para mí, ya que no es precisamente una amasadora barata.

Podia comprar una amasadora batidora bastante más barata y con las mismas funciones de mezclar, amasar y batir o podia adquirir una KitchenAid.

¡Os presento mi amasadora kitchenaid!

Después de consultarlo con la almohada, que para estas cosas es una gran ayuda, y de contar con beneplácito de mi pareja, que también cuenta, decidí que iba a comprar la KitcheAid y sabia perfectamente en que color la iba a coger, en rojo.

La elegí por varias razones, una de ellas es por la confianza que me daba la marca, que sigue haciendo amasadoras desde 1919.

También me conquisto su diseño y resistencia, y por todos los accesorios que se le pueden poner.

No quería arrepentirme de no haberla comprado, que seguro que pasaría si no lo hacia.

Desde que la tengo, no he parado de hacer cupcakes y toda clase de postres, masas y frostings.

Su libro de recetas me parece una maravilla y ya he puesto en práctica varias de las recetas que vienen incluidas. Todas salen muy ricas.

Mi proximo paso en mente es hacerme con algún accesorio de los muchos que tiene como la heladera o el kit de pasta fresca.

Así seguro que ningún plato se me resiste.

Y no, no me he arrepentido nunca de haberla adquirido, lo volvería a hacer una y mil veces más.

Bizcocho con azucar de caña

Mi receta de hoy es la del bizcocho base, que luego se puede rellenar de lo que se quiera. Ya tengo publicado uno muy parecido en la receta de Bizcocho cerebro de Halloween, sólo que este lo he hecho con azúcar moreno de caña, que me gusta más que el refinado. Hay algún que otro cambio más, pero básicamente es lo mismo.

Bizcocho de azucar

Además he estrenado el molde de silicona que me regaló Inma del blog The Chocolate Pocket y va genial, me encanta.

Continue reading →

Bizcochitos borrachos rellenos

Ya estamos en Fallas, Valencia ya empieza a oler a pólvora, ruídos de petardos por todas partes… Ya se respira la fiesta en el ambiente.
Dentro de pocos días ya empezarán a verse monumentos falleros por todas partes y ¡¡¡mañana empiezan las mascletas!!!

En estos días ya empieza el ajetreo, sobre todo para los que somos falleros, es un no parar, dormir poco y acabar rendido, pero merece la pena, porque son unas fiestas geniales y se viven mucho, yo por lo menos las vivo un montón, me encantan…

Después de esta pequeña introducción voy a por la receta de hoy…Por las mañanas, después de dejar a los niños en el cole, nos juntamos varias mamás a tomar un café, es nuestro momento de relax, donde hablamos de nuestras cosillas y como no también hablamos de cocina y recetas.

Esta mañana una de las mamis nos ha dado esta receta, la he visto tan dulce, tan fácil de hacer, tan rica y tan de todo, que me he ido a Mercadona, he comprado los ingredientes y la he hecho en un momento.

La verdad un postre delicioso.

Ingredientes:
- 1 paquete de bizcochos de soletilla, de los blandos.
- Nata, 200 ml.
- Azúcar.
- Coco rallado.
- Mistela para emborrachar los bizcochos, (se puede usar cualquier otro licor).

Preparación:

Poner la mistela al fuego para que se evapore el alcohol.

Montar la nata en la batidora con el azúcar.

Partir los bizcochos por la mitad y emborracharlos un poco con la mistela, después poner un poco de nata y hacer como un sandwich.
Rebozar en el coco y ya está.

Os había dicho que era muy sencillo.

De un día para otro están mucho más buenos.

Se pueden rellenar también de crema pastelera o de chocolate o de lo que se quiera.

Hoy voy a terminar mi entrada haciendo un poco de propaganda.

No me llevo nada con ello, simplemente lo hago porque me apetece y porque me parece genial esta forma de darse a conocer, sobre todo para los grupos que están empezando.

Hace unos días recibí un e-mail de un grupo de música “Metropol Band” en el que me invitaban a escuchar su álbum de debut y si me gustaba me lo podía descargar gratis, lo escuché y la verdad me encantó. Ya tengo su disco. Me recuerda al tipo de música de mi juventud, de finales de los 80 y principios de los 90.

Luego ya investigando he descubierto que son de Valencia.

Tienen un blog, donde podeis escuchar su música y si os gusta descargarla gratis, os dejo el enlace: “Metropolband”
Os pongo un vídeo muy bonito, la canción me encanta y de fondo nuestra preciosa Albufera.
Espero que os guste.
Ciao.

12 comentarios:

miscelanea

Valencia en fallas!!! Sí que huele a pólvora ya, jeje, con estos días de solete da ganas de ponerse la chaqueta vaquera para irse a ver la mascletá! Qué ganitas! Esos boorrachitos seguro que pasan por mi cocina.
A los chicos de la Albufera mañana los escuhco que ahora no puedooo.
Un besazo Silvia, disfruta de las fallas!

Rosendo Hurtado

Qué ricos! Y qué fáciles parecen… Tomo nota!

CrispiCake

Hola Silvia!!!! Menuda pinta tienen los bizcochitos, estupendos, me los apunto para la merienda. No conocía el grupo pero me ha gustado. Un besazo.

Vane

Se me hace la boca aguaaaa lástima que no los pueda comer XD tienen una pinta estupenda jeje, un besito guapa

laury1

la verdad es que tienen que ser unas fiestas muy lindas,ea pues a disfrutarlas!
oye los pastelitos estos me han encantado y no creo que tarde mucho en prepararlos,seguro que con crema que asi gusta mas a todos.
saluditos.

PAN

Ya decia yo, que eran unos bizcochitos muy raros, y es que es una ninot.
Personalmente me gustan más los bizcochitos, que me los puedo comer.
Besos.

Paco

Buenas tardes Silvia. Unos bizcochitos borrachos con una pinta buenísima y muy fácil de preparar. Espero que disfrutéis de estas fiestas tan maravillosas que tenéis, en esa fantástica tierra como es Valencia. La fotografía me parece maravillosa.
Un saludo Paco

Labidú

Silvia, en primer lugar me alegro de que tu suegra esté mejor. Así podréis pasar mejor estas fiestas tan guapinas de tu tierra. Me encantan estos bizcochinos borrachos que nos traes. Más fáciles imposibles, con unos ingredientes bien baratinos, que en los tiempos que corren todo es importante, y que quedan con una presentación estupenda. Me llevo la receta guapa. Besinos.

Silvia

Hola
¡¡¡ que ricos y me acabas de recordar una receta que hace mucho que no hago y es parecida!!
Yo también tengo algunos días ese café relax, que sienta tan bien, son más palabras que café ¿ a que si? mira que hablamos las mujeres jeje
besos

MeryMery

Los bizcochos parecen deliciosos, y lo mejor, parecen fáciles de hacer “que para mi es muy importante”. La foto del ninot ” FANTASTICA”. Asi que como ya estamos en fallas a disfrutar de las fiestas y sobre todo de “LAS MASCLETAS” que para los valencianoS es uno de los actos mas importantes de estas fiestas. Un beso de otra valenciana.Y A OLER A POLVORA

Serena

Que pintaza!, que pena no poder comerlos ahora por la maldita dieta, jeje, hacendado al poder!! jajaja hoy he ido al mercadona y no podía haber más gente, como triunfa!, ay las fallas, yo he estado dos veces y debo decir QUE ME ENCANTAN, todo lo que se monta no tiene precio, Valencia parece durante unos días la ciudad sin ley jajaja

Cocinando

Que bizcochitos más ricos, y con mistela, buenísimos. Bonita canción y preciosa vista. Besos