Mis 3 programas de cocina favoritos

Los programas de cocina han sabido mantenernos ocupados en nuestros sofás durante años.
Pero el modo en que se presentan actualmente es muy diferente al que encontrábamos hace 20 años en Con las manos en la masa.

Aspirantes sudorosos que se dejan la piel (a veces literalmente) para poder ganar, o que tienen que ponerse a pescar para coger sus ingredientes, los realities shows han revolucionado la manera de aprender a cocinar.

Hay un montón de programas y realities en la televisión, pero no todos enseñan a cocinar. Algunos solo muestran morbo y espectáculo.
Por lo tanto, para separar el trigo de la paja, he querido daros mis top 3 de los mejores programas de cocina.

Pesadilla en la cocina

  1. Pesadilla en la cocina. Este fue uno de los primeros realities shows que cambió por completo la forma de hacer programas de cocina. Basado en el formato de un programa americano dirigido por Gordon Ramsay , Kitchen Nightmares, un desconocido chef, Alberto Chicote, nos mostraba diferentes restaurantes que estaban a punto de cerrar por su mala gestión o comida. Chicote tiene que ayudarles a cambiar todo, desde la forma de elaborar la comida, hasta la remodelación del local. Clases de finanzas, de relaciones personales, el pobre chef tiene que hacer de todo, y muchas veces lo pasa mal. Cocinar, no es que se vea mucho, pero se aprende sobre todo a no poner un restaurante si no tienes ni idea de como va. Y ver los planazos que se marca Chicote cuando les cambia la carta merece la pena. Al final, han ayudado a un montón de restaurantes a seguir a flote, y por lo menos nos vamos a encontrar menos sitios en los que sirven mierda.
  2. Master Chef . Otro de los realities que más popularidad tiene, tanto en su versión adulta como la infantil. Un casting selecciona a los concursantes mejor valorados por los chefs. Y a partir de ahí, empieza la carrera por seguir una semana más y poder ganar. Cada prueba a la que son sometidos, les obliga a sacar lo mejor de ellos mismos y a superarse. Incluso cuando llegan a ser capitanes, pueden medir sus dotes de mando y liderazgo y saber si son unos buenos jefes de cocina, algo importantísimo para montar un restaurante. También tienen que trabajar en equipo, algo esencial en una cocina profesional.
  3. Robin Food. Este programa es lo único bueno que había en telecinco, pero por desgracia la falta de espectadores supuso su fin. El chef David de Jorge nos enseñaba de una forma muy amena cómo elaborar unos platos caseros, de una forma sencilla. Trucos, consejos y muchas experiencias hacían una verdadera delicia visualizar este programa. Además, siempre estaba rodeado de chefs profesionales de renombre que le ayudaban a hacer ciertos platos. Un lujo para poder aprender de los mejores.