Mi batidora amasadora

Todo empezó con un cupcake, un pequeño bizcochito glaseado que tenia en su interior un delicioso relleno. Cuando probe uno de esos deliciosos y vistosos pastelitos se formo una explosion de fuegos artificiales en mi boca.

¡Como esa cosa tan pequeña podia albergar en su interior tantos sabores y texturas que combinaban a la perfección y te transportaba a otro lugar!

Además de ser tan bonito, con tantos colores decorándolo, esta bueno, me dije.

A partir de ahi algo empezó a maquinarse en mi cerebro, yo tenia que aprender ha hacer esos pequeños bizcochitos para que el resto del mundo, o más bien mi entorno, los conociese también y pudiera saborearlos.

No soy ninguna profesional, ni mucho menos, pero me gustaba cocinar, así que me puse manos a la obra:

Busqué información del tema en internet donde pude encontrar una gran cantidad de páginas web hablando de los cupcakes, de donde se había originado, como se horneaba…

La amasadora batidora

Empece a comprar todos los accesorios había que adquirir para prepararlos: cápsulas de papel de todos los colores y tamaños, una bandeja para meter los cupcakes en el horno, toppers, stands, wrappers y toda clase de palabra malsonante.

Y por supuesto adquirí una ingente cantidad de libros de recetas de cupcakes en casi todos los idiomas. ¡Hasta un atril para colocar los libros me compre!

¡Ya estaba lista para empezar a preparar cupcakes! O eso pensaba yo, pero al ponerme a elaborar mis primeros cupcakes, aunque no estaban malos, me di cuenta de que al batir la masa con unas varillas manuales, a parte de cansarme y dejarme el brazo y la mano en el intento, la textura del bizcocho no me quedaba igual que los profesionales.

Estaréis pensando en que como era los primeros cupcakes que hacia es normal, pero no, después de realizar unos cuantos, y con unos cuantos me refiero a unas 50 bandejas, no me sabían igual, fallaba algo.

Tras leer unos cuantos foros y opiniones de gente que sabe de esto caí en la cuenta de que el problema esta en el mezclado de la masa, no era suficiente la fuerza que aplicaba yo.

Había que utilizar algo más contundente, algo más profesional.

Y al ver que mi hobbie no era algo pasajero si no que iba a durar para largo, empece a contemplar la posibilidad de comprarme una amasadora.

¿Qué amasadora me compro?

Claro, no sabes cuantas amasadoras hay el mercado hasta que no te pones a buscarlas. Las posibilidades eran infinitas.

Pero, de repente, me pasó lo que llaman un flechazo, pero con una amasadora, la KitchenAid.

Con toda esa cantidad de colores y ese estilo retro que tan bien pegaría en mi cocina.

La amasadora que esta presente en todas las cocinas americanas, quizás podría estar también en la mía.

Ahora se presentaba un dilema para mí, ya que no es precisamente una amasadora barata.

Podia comprar una amasadora batidora bastante más barata y con las mismas funciones de mezclar, amasar y batir o podia adquirir una KitchenAid.

¡Os presento mi amasadora kitchenaid!

Después de consultarlo con la almohada, que para estas cosas es una gran ayuda, y de contar con beneplácito de mi pareja, que también cuenta, decidí que iba a comprar la KitcheAid y sabia perfectamente en que color la iba a coger, en rojo.

La elegí por varias razones, una de ellas es por la confianza que me daba la marca, que sigue haciendo amasadoras desde 1919.

También me conquisto su diseño y resistencia, y por todos los accesorios que se le pueden poner.

No quería arrepentirme de no haberla comprado, que seguro que pasaría si no lo hacia.

Desde que la tengo, no he parado de hacer cupcakes y toda clase de postres, masas y frostings.

Su libro de recetas me parece una maravilla y ya he puesto en práctica varias de las recetas que vienen incluidas. Todas salen muy ricas.

Mi proximo paso en mente es hacerme con algún accesorio de los muchos que tiene como la heladera o el kit de pasta fresca.

Así seguro que ningún plato se me resiste.

Y no, no me he arrepentido nunca de haberla adquirido, lo volvería a hacer una y mil veces más.

One Comment

  1. a1Hola! La hice la semana psaada poniendo una base de hojaldre de las preparadas (es que iba muy mal de tiempo), y el resultado fue extraordinario. Por cierto, que tambie9n lo pinte9 con el huevo y la leche antes de af1adir la crema y le daba un toque delicioso. a1Muchas gracias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>