¿Qué escoger del menú?

¿Es verdad que somos lo que comemos? Hay opiniones para todos, pero lo que es cierto es que este ducho cobra cada vez más importancia. Existen estudios que indican que hay alimentos con propiedades que ‘alargan la vida’.

Bien es cierto que hay alimentos más sanos que otros, aunque la ingesta en su justa medida no tiene porque ser perjudicial para la salud. En cambio, hay una serie de alimentos que no deberían faltar en nuestra dieta porque gracias a sus propiedades previenen enfermedades y evitar cierto tipo de dolencias.

El interés que suscita la alimentación y la salud ha dado paso a una nueva clase de investigación: la nutrigenómica o alimentación adaptada a los genes. Este tipo de investigación permitirá el planteamiento de menús específicos adaptados a las necesidades o carencias de cada persona y evitar la aparición de enfermedades. Este concepto se basa en la creencia de que hay alimentos que activan y modifican genes que en origen pueden provocar dolencias o patologías.

Existe una serie de alimentos, como frutas, verduras y hortalizas que contienen muchas sustancias que previenen enfermedades cotidianas y que consiguen que el organismo funcione como debe. De todos estos alimentos, hoy haremos una selección de 10 que son ‘casi imprescindibles’.

La fruta: antioxidante, laxante y fuente de vitaminas

En su mayoría, la fruta es uno de los alimentos con más propiedades saludables. La manzana por ejemplo, es el perfecto antioxidante y laxante además de astringente. Si se injiere pelada o rallada aumenta la cantidad de taninos, que son sustancias con efectos antidiarreicos; si se toma cruda y sin pelar, previene o combate el estreñimiento. La fruta previene además de los catarros o resfriados invernales. Dos piezas de fruta al día (o un batido de frutas) es la cantidad adecuada que aporta las vitaminas, la fibra y antioxidantes necesarios. La variedad de cítricos, como la naranja o la bergamota, aportan una cantidad importante en vitamina C, evitan el deterioro de la piel, manteniéndola tersa y fresca, según el American Journal Clinical Nutrition.

Romero, Brócoli o Coliflor: reduce el riesgo de cáncer

El romero contiene unas sustancias químicas (quinonas) que neutralizan el efecto de otras sustancias que pueden provocar la aparición de cáncer. El brócoli y la coliflor, por su parte, disminuyen las probabilidades de cáncer de próstata, colon, de ovarios o de pulmón. Reduce también el riesgo de aparición de cáncer de riñón el consumo moderado de café, según un estudio realizado por el International Journal of Cancer. Otra investigación ha de un equipo de científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona afirma que el aceite de oliva frena el crecimiento de células cancerosas. Y estos ingredientes pueden estar bastante ricos, aquí tienes varias ideas para cocinar con Brocoli.

Zanahoria para los ojos y Gelatina para las articulaciones

Las frutas, verduras y hortalizas que contienen vitaminas A.C y E, luteína, y riboflavina B2 son beneficiosas para el perfecto estado de la vista, según el Instituto Oftalmológico de Alicante. La zanahoria, que contiene una cantidad importante de vitamina A, tiene una especial vinculación con la función visual ya que favorece la salud del nervio óptico, además de contener una proteína (opsina) que necesaria para que la retina se adapte a la luz. Por otro lado, la gelatina, que se puede ingerir tanto disuelta como en cápsulas es en realidad, colágeno hidrolizado, que contiene aminoácidos esenciales ayuda a prevenir lesiones en las articulaciones.

Sésamo para el cuerpo y té para la mente

Los vegetales de hoja verde o las semillas de sésamo son buenas, tal y como explican en el blog de Javirecetas. Al igual que el pescado azul aportan el calcio y el magnesio necesario para evitar la aparición de osteoporosis – dolencia que se produce por el adelgazamiento o desgaste de de los huesos. Por su parte, el té es beneficioso para la agilidad mental. Su ingesta ayuda al buen estado de la función cognitiva. Según la Sociedad Americana de Neurociencias, los flavonoides, sustancia química presente en el té, en las uvas, el coco o las cerezas son beneficiosos para el cerebro.

Pimientos que evitan las alergias y rábanos para un hígado sano

La vitamina C también contiene un componente antihistamínico, por lo que el consumo de alimentos ricos en esta vitamina alivia los síntomas de la alergia. El pimiento, muy rico en esta vitamina, contiene más del doble de las necesidades diarias y el triple de la dosis que contienen las naranjas. El perejil, la soja, el kiwi o las coles crudas son también ricos en vitamina C. Las almendras o el salvado de trigo, ricos en magnesio ayudan a reducir los ataques de asma mejorando la respiración. Por otro lado, el alto contenido de agua y el potasio presentes en los rábanos ayudan a desintoxicar el hígado. Además poseen un componente diurético que favorece la eliminación de líquidos, expulsando sustancias como el ácido úrico o la urea.

El consumo de todos estos alimentos son beneficiosos para muchas enfermedades, pero para evitarlas, lo primero es eliminar de nuestro organismo alimentos o sustancias que perjudican nuestra salud, sobre todo si somos propensos a tener cierto tipo de dolencias.

Los picantes, las especias, el alcohol, el exceso de sal o el chocolate se deben evitar si una persona sufre de hemorroides ya que son sustancias vasodilatadores. Los hidratos de carbono, los azúcares o las bebidas carbonatadas que provocan gases deberían reducirse en nuestra dieta. Si se sufre de jaquecas o cefaleas a menudo, es conveniente no abusar del chocolate, del plátano, del queso o incluso la comida china.

Los batidos, fuente de salud y energía

Una buena opción para aquellas personas que no tienen tiempo para cocinar, o para aquellos que son un tanto ‘especiales’ para comer, son los batidos. Para un corazón fuerte, un batido anti-colesterol que contiene brócoli, ajo, zanahoria y pimiento. Para mantener estable el nivel de glucosa, un zumo equilibrante hecho a base de tomates, apio, y pimienta blanca. Si se sufre te tensión alta, un licuado diurético a base de remolacha, manzana, zanahoria, tomate y almendras es la mejor opción. Para evitar los molestos síntomas de la menopausia, no hay nada mejor que un cóctel hecho con mago, manzana, arándanos, piña y soja. Y para evitar la tan común anemia, un batido revitalizante, que contiene espinacas, zumo de naranja, almendras y miel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>